Saturday, November 9, 2019

Ave de la sierra


Vuelas, ave de la sierra, dejando el nido
que mis brazos construyeron para rodearte
Vas hacia tu libertad, como es tu instinto
como es tu naturaleza, como es tu sino.

Vuelas para renacer, como ave fénix,
en un reino en el que flotan las certidumbres
donde encontrarás respuestas que tranquilicen,
sin las mil y una incógnitas que hoy nos detienen.

Dulces fueron las jornadas de tu presidio,
grande mi felicidad al custodiarte
mutuos fueron los ardores en el comienzo
de esta historia de delirios y de obsesiones.

Hasta que la intromisión del mundo externo
irrumpió para exigir que despertara
del ensueño al que tu amor me transportara
conminando a que el honor prevaleciera.

¿Cómo explicarte que fui fiel y constante
que mi norte fuiste tú en todo momento
que mis dudas fueron búsquedas sin descanso
y mi alejamiento fue tan sólo un modo
de salvarte de una pena más dolorosa?

Sin embargo yo sé bien que he oscilado
como un péndulo al marcar nuestros minutos
separando los dichosos de los aciagos.
Pese a amarte sin fronteras, actué con dudas.

Rezo por tu libertad, mientras te amarro
a mi asfixia sin promesas ni redenciones
digo que te he de dejar, pero me aferro
a tu piel y a tu aliento como si en ellos
se cifrara el porvenir de mi existencia  

Explicó Tomás de Aquino que no es posible
dar amor si no se da también libertad
posesión y ataduras son incompatibles
con la verdadera unión de dos personas.

Bien quisiera yo seguir el docto aviso
pero mis imperfecciones no lo permiten
obro como carcelero que abre la reja
mientras te suplico que te quedes conmigo.  

Yo te pido que perdones las paradojas
y que tengas compasión por mis tormentos
por encima de mil cosas yo a ti te ansío
vuela, sí, pero no dudes que mis amores
son tus ojos, tus ideas, tu voz, eres tú.

Construí un bastión de amor ¿jaula dorada?
quise darte protección, quise cuidarte
darte la seguridad que merecías
colmarte de la ternura que yo creía
sanaría tus heridas y ansiedades.

¿Dónde fallé, pregunto, cuándo di un mal paso?
¿Fue cuando te hablé de mí, de mis aflicciones?
¿O fue el drama imaginario, todo en mi mente,
cegándome a lo real, tu amor presente?

En el fondo sé que es el amor lo más potente
lo que absuelve los pecados y hace milagros
lo que purifica y vence la impureza.
¡Sé que juntos venceríamos en combate!

Pero sé también que no es imprescindible
arrastrarte a las trincheras de mis batallas
siendo que puedes partir, remontar vuelo
y ejercer la libertad con que has nacido
y vivir cerca del sol, sin mis eclipses
sin las sombras que me han puesto las estrellas.

Vuela, pájaro de amor; la vida espera
vuelan contigo también mis ilusiones.







Tuesday, November 5, 2019

Hablemos de amor


Hablemos ya de amor, si hemos de amarnos;
que salgan de una vez, cruzando el aire
las admisiones y negativas
los embelesos y los rechazos.

¿Por qué evitar que se diga
lo que los actos ya han dicho?
¿Por qué el silencio en la voz
si los hechos ya han gritado?

¿Temes que el habla los niegue
o la falsía los eclipse?
¿O que algo cierto y oculto
asome cuando tú no quieres?

¿Mienten los ojos, las manos,
los destellos, los temblores?
¿Es la verdad que callamos
lo que niega que existimos?

¿Te da miedo que si me hablas
la verdad se consolide
y se vuelva realidad
sin derecho a marcha atrás?

¿O recelas que si te hablo
pierda las alas el vuelo
de este sueño que en los aires
flota en virtud del silencio?

Que calle, entonces, tu piel
que no refuljan tus ojos
y que se aquieten por fin
estos estremecimientos.

Que el silencio sea total
que no renazca la aurora
que la ausencia sea completa
no me hables, no contestes.

Quiero ser libre de amar
o liberarme de amores
deshacer las ataduras
volar sin lastres ni miedos.

Libertad a medias duele
pero el amor esclaviza
¿Qué es lo que nos ofrecemos?
¿darnos alas o cadenas?

Que salgan de una vez, cruzando el aire
las mil declaraciones que hemos callado
las dudas y sospechas que aún escondemos
y todos los perdones que nos debemos.

Hablemos ya de amor, si hemos de amarnos.